Dossier: “A” de Paul Auster

Paul Auster nació en 1947 en New Jersey. Sus padres también habían  nacido en Estados Unidos, aunque la familia provenía originariamente de Europa Central. Paul Auster tuvo un temprano contacto con los libros, a partir de un tío traductor. Ya a los doce años había comenzado a escribir. Entre 1965 y 1967 estudió en la Columbia University, New York, literatura francesa, italiana e inglesa. En 1967 huyó de su país para evitar la Guerra de Vietnam, radicándose temporariamente en París, donde trabajó como traductor.

De regreso a los Estados Unidos, dado su gran interés por el cine, intentó desempeñarse en esta industria y escribió varios guiones. Como ocurre con cualquier escritor que no alcanza la fama de manera rápida, a los años formativos siguió un ciclo de duro trajín. Realizó ocasionales colaboraciones en revistas, trabajó en las primeras versiones de las que luego serían sus reconocidas novelas, se empleó en un barco petrolero, y viajó a Francia gracias a su tarea de traductor. Después de divorciarse y publicar sin éxito una novela policíaca, recibió una pequeña herencia a raíz de la muerte de su padre. Gracias a ella pudo salir de apuros económicos y encontró la tranquilidad para escribir.

En la década del ´80 comenzó a reconocerse a Auster como a un autor importante dentro de la literatura norteamericana. Su estilo es aparentemente sencillo, pero subyace en él una gran arquitectura narrativa. Su obra se encuentra fuertemente influida por la temática del azar, a la que vuelve de manera recurrente en todas sus novelas. Esta insistencia ha llevado a algunos a sostener que el autor se repite; sin embargo, la reiteración de temas también puede ser vista como un nexo entre sus obras, un elemento que le da coherencia a su producción vista en perspectiva.

Otro aspecto que hilvana sus trabajos es la presencia de personajes que aparecen en varios escritos. Un sujeto que desaparece en una historia puede reaparecer en otra, explicando un misterio que había quedado abierto. De esta manera, se crea un juego de correspondencias, espejos, y laberintos que han hecho que la narrativa de Auster sea comparada con la de Borges. El hecho de que cada novela no tenga un principio y un fin claros es lo que alimenta el fanatismo de sus lectores, que esperan un nuevo relato para cerrar incertidumbres abiertas en los anteriores.

Paul Auster es también un personaje público muy activo, y  ha militado abiertamente en contra de George Bush Jr. Entiende que Estados Unidos es un país forjado por inmigrantes, en el cual las libertades individuales y el respeto por las diferencias forman la amalgama constitutiva de la nación. Su última novela, Brooklyn Follies, describe con maestría el carácter multiétnico y abierto de Nueva York, retratando el clima imperante en esa ciudad antes del 11 de septiembre. El relato finaliza el día del atentado; por ello la pérdida de libertades a causa del Acta Patriótica y la paranoia hacia los extranjeros aparecen como debates en sordina

Bibliografía Básica

»Trilogía de Nueva York. Está compuesta por La ciudad de cristal, Fantasmas y La habitación cerrada.

»En el país de las últimas cosas

»La invención de la soledad

»El palacio de la luna

»La música del azar

 »Leviatán

 »Mr. Vértigo

»Tombuctú

»El libro de las ilusiones

»La noche del oráculo

»Brooklyn Follies

Anuncios

Dossier: B de Maria Bethania

previewdossierUna cantante tan excepcional como María Bethania es un fenómeno especial. Que esta artista arquetípica del Brasil sea hermana de Caetano Veloso, un músico original e inigualable, es una casualidad inaudita. Y que María Bethania haya construido una carrera tan formidable, constituyéndose en un icono de su país, cuando en realidad siempre ambicionó ser actriz, es aún más increíble todavía. Sin embargo, estos destinos irrepetibles se forjaron en el hogar de los Velloso, una familia de Santo Amaro da Purificaçao, Bahía.

En la casa de María Bethania las influencias musicales eran fuertes. Su madre adoraba cantar y su padre era fanático de Dorival Caymmi y Noel Rosa. Su hermano mayor, Caetano, tuvo inclinaciones por la música desde muy pequeño. Cuando la familia se mudó a Salvador, María Bethania comenzó a frecuentar los círculos universitarios interesados por las artes. Acompañada por Caetano, frecuentaba los círculos artísticos de la ciudad; y de esta manera fue invitada a cantar en 1963 en el grupo “Boca de Ouro”, de Nelson Rodrigues. Debutó cantando un samba de Ataulfo Alves.

También en 1963 Caetano y Bethania conocieron a Gilberto Gil y Gal Costa. Juntos, comenzaron a cantar música popular brasileña. Montaron el espectáculo Nosotros, por ejemplo, que se transformó en un verdadero suceso, al que en 1964 se sumó el compositor Tom Zé. Paralelamente, Bethania comenzaba su carrera solista, con igual éxito. No obstante, la gran oportunidad de María Bethania surgió en 1965 cuando fue invitada a cantar en Río de Janeiro para sustituir a la consagrada cantante Nara Leao, afectada por un problema en sus cuerdas vocales. Su emotiva interpretación del tema Carcará, lanza a Bethania como una cantante de protesta. Poco después comenzará a ser conocida como la abeja reina de la MPB. A raíz de su éxito, el sello RCA la convoca para grabar su primer LP.

La carrera de Bethania se caracteriza tanto por su continuidad como por su constante producción. Ha grabado alrededor de cuarenta discos y montado fabulosos espectáculos en todo el mundo. Compartió escenario y grabó canciones con todos los músicos talentosos de Brasil: Edu Lobo, Vinicius de Moraes, Chico Buarque y Joao Gilberto. Formó la agrupación “Los doce bárbaros” junto a Caetano, Gil y Costa, que se caracterizaría por un estilo audaz y controvertido. No obstante, María Bethania nunca perdió su individualidad, aquellos rasgos que la hacen única: una voz inconfundible y unos shows integrales en los que la canción se fusiona con la actuación y el recitado de poemas. Tal vez de una forma diferente a la que había imaginado de niña, se hacían realidad las ambiciones teatrales de Bethania. Otro rasgo distintivo de María Bethania es el ser tan exitosa para el público como para la crítica. Es decir, lejos de ser una artista para minorías, los discos de Bethania se venden por millones, siendo una cantante verdaderamente popular. Paralelamente, sus discos siempre son impecables desde el punto de vista artístico integral, y así lo reconoce la crítica especializada.

Recomendamos esta selección de música de Maria Bethania en Spotify: